martes, 24 de enero de 2012

Starcaster













Che, pibe:

Yo sí escribo canciones y me mutilo.
El clítoris, me mutilo.
La glándula de la basura.
Hardcore Kindheitserinnerung.
De comerte tu miseria tus pulmones se acostumbran a respirar con dificultad -eso que los maricones llaman angustia- y te va dejando de importar que nadie te conozca en profundidad.
La única profundidad es la proyectada fuera del juego del amor y hambreada por el mismo juego.
Porque lo que parece real es un juego y lo que se presume personaje es lo más real, lo único que tiene peso y que es necesario desenvolver como una lenta coreografía hacia el final de la vida, hacia la vejez.
Lo que tiene peso no lo ve tu familia, no lo ve tu novia, no lo ve ningún amigo.
Lo ven los extraños.

Por eso, salvate de ese amor.
Tajeate ese amor.
"Y llevarás tu orgullosa navaja lustrada como zapatos de baile."

Cambio y fuera.

Ale.

"There has to be a need. It should be a need to expel or to exorcise something rather than the need to perform in front of people."

Beauty always comes with dark thoughts.

1 comentario:

Ella dijo...

No me gusta. ¿Se puede decir la verdad aquí acaso no? ¿O es todo parafarnalia?
Realmente me hace pensar que muchas cosas no valen la pena. El sentido de lo real-personaje... ¿necesitas de extraños para plasmar lo más profundo?¿ Es que no te alcanza con lo que tocás?
Mutilate el clítoris, pero no el amor. Si elegis salvarte, envenenate de odio. Porque es la única forma de perder el control.