martes, 10 de septiembre de 2013

Sol y Edad IV


No hay forma ni fondo en la tristeza.
Es un mar sin orillas.
Un páramo infinito de agua que apenas se agita.

No hay comentarios: